La revolución del reciclado

El reciclaje es un reflejo de la evolución de una sociedad: revela su visión de futuro y de la responsabilidad con la que afronta el legado para las generaciones venideras. En las últimas dos décadas hemos alcanzado una tasa estimada de reciclaje de envases de vidrio del 73% en 2017, según el método de cálculo actual (enero 2018), esto es más del doble que en el año 2000. No ha sido producto de la casualidad: 20 años, botella a botella, poco a poco, mucho a mucho.

Los últimos 20 años han supuesto la revolución del reciclaje de envases de vidrio en nuestro país. Con el esfuerzo de todos, hemos dado la vuelta a la situación que afrontábamos hace tan solo dos décadas. Los ciudadanos y hosteleros, separando los residuos de envases de vidrio; los ayuntamientos, apostando por un marco de colaboración público-privada, las compañías de recogida, tratamiento y las vidrieras, garantizando el reciclado de los residuos y fabricando nuevos envases con un proceso más sostenible. Y por supuesto, la industria envasadora asumiendo el compromiso de hacerlo posible a través de nuestro modelo.

Quién nos iba a decir en 1997 que íbamos a llegar hasta aquí. Ya reciclamos 7 de cada 10 envases de vidrio que se ponen en el mercado. Solo en 2017, reciclamos más de 789.235 toneladas de residuos de envases de vidrio a través del contenedor, lo que representa un incremento del 5% respecto al ejercicio anterior y un crecimiento del 15% en los últimos cinco años.

Los resultados ponen de manifiesto que hemos consolidado un modelo solvente, que crece y que no ha parado de crecer. Y lo más importante de todo, que aún no ha tocado techo. En el año 2000 contábamos con una tasa de reciclaje de vidrio del 31,3% un dato incipiente para una sociedad que aprendía a reciclar y daba los primeros pasos hacia la concienciación ambiental y el desarrollo sostenible.

Tags
Compartir

No se permiten comentarios